Kelly Sueca 722596887

Tema en 'EXPERIENCIAS SEXO CON ESCORTS INDEPENDIENTES' iniciado por Veyron, 26 May 2018.

  1. Veyron

    Veyron Administrador Miembro del equipo Administrador

    Registrado:
    17 Ene 2018
    Mensajes:
    69
    Me Gusta recibidos:
    13
    Mi primera vez con Kelly y no me explico cómo he podido tardar tanto en conocerla, torpeza mía indudablemente.

    Te recibe en un dúplex ubicado en El Barrio de Tetuán que comparte con otra sueca, limpio y acogedor, ella es una gran anfitriona, te invita a beber algo y te ofrece una ducha que puedes tomar con ella, en mi caso así fue y en ese momento empezó la locura. Con ella en la ducha y enjabonándote, te pierdes por completo, la primera mamada en la ducha con el agua corriendo sobre nuestros cuerpos, tuve que detenerla pues sentí que me iba a correr inminentemente.

    El dormitorio tiene un sillón tántrico, el cual utilizamos para follar en diversas posturas, esta chica se las conoce todas, yo simplemente alucinaba. Además tiene mucha facilidad para correrse, no finge sus orgasmos, una delicia de dioses.

    El griego merece capítulo aparte, lo disfruta enormemente y no tiene dificultades con el tamaño, penetración profundísima con ella empujando más y más, completamente abierta de piernas.

    Al final descargué sobre esos pechos de actriz porno que tiene y me quedé temblando.

    Kelly es sin duda una de las mejores chicas de Madrid, tenéis que probarla!

    Puntuación: 10

    EDC7C262-16B7-434A-8F4D-7F1718C6A3EF.jpeg
     
  2. Ardilla

    Ardilla Novato Usuario Activo

    Registrado:
    5 Jun 2018
    Mensajes:
    1
    Me Gusta recibidos:
    0
    ¿Alguno más ha estado con esta mujer? Aunque una expe de admin es creible, se agradecerian más aportes de usuarios.
     
  3. Monsieur

    Monsieur Novato Usuario Activo

    Registrado:
    14 Feb 2019
    Mensajes:
    5
    Me Gusta recibidos:
    0
    Hola.
    En un foro en el que está KellySueca, me sorprende que no existan posteadas más experiencias con ella.
    Yo os voy a relatar la penúltima que tuve con ella, cuando recibía cerca de Nuevos Ministerios hace casi 6 meses. Más que nada porque la última fue el otro día y de sexo hubo poco y si más de risas y confidencias. Pero que también escribiré.
    Es una mujer que aun estando ya en la treintena, aparenta una vitalidad y juventud, que ya quisieran muchas jovencitas. El color de pelo no es el suyo, porque como a casi todas las mujeres, pues le gusta experimentar y lo tiñe según le apetezca cambiar de aspecto. Particularmente a mí me gusta mucho así, sin extensiones y lo suficientemente largo y corto para que se pueda agarrar de él si es necesario, y para que no estorbe a la hora de ver su cara cuando lo requiere la situación.
    Sus pechos operados son deliciosos, y quien piense que por ello no son sensibles se equivoca, le apasiona se los comas y se los acaricies, incluso a veces un poco bruscamente, pero siempre sin violencia.
    El coño es jugoso y un auténtico sumidero, que te absorbe a cada acometida, en el coito. Ahora me gusta más, porque está adornado con un poquito, no excesivo de vello púbico, y parece que no es una muñeca depilada totalmente.
    Hablar de su culo merecería un foro entero, porque es un monumento. Poderoso, tragón, suave, y acogedor.
    Para no alargarme más, iré a la cita en si.
    Comunique por wsp(como las otras veces) y quedamos una tarde de viernes en septiembre, que tenía un hueco ella y yo la tarde noche libre. Me recibió sencilla, que es como siempre se lo he pedido yo, su sonrisa característica los besos (morreos con lengua) de rigor y a la habitación.
    Si estuvisteis allí, era un bajo compartido con otras chicas, pero su habitación era la más espaciosa. Aunque el baño también era común, no interrumpieron ni en las duchas ni en las 2 veces que fui a mear.
    Ya metidos en faena, muchos besos y metidas de mano, caricias, achuchones. Ese día estaba especialmente golosa y se agachó a realizarme una felación, que le hubiesen dado el premio, los de la academia francesa de la lengua. ¡Que maestría! Del glande a los testículos, tragándolo entero, ensalivándolo, lamiendo por fuera cual calipo, otras veces relamiendo como si fuese jarabe de chocolate. Lo embadurnó hasta endurecerlo al extremo. Me miró pidiendo aprobación y asentí me llevó hasta la cama y me tumbo, acomodó sus tetas arropando mi pene y las puso a botar.
    Se colocó con una pierna a cada lado de mis hombros, poniéndome a disposición su chorreante vagina, que a pesar de la oscuridad de la habitación relucía por la humedad de sus flujos. Me puse a comer y a meterle un par de dedos a la vez por el coño y el culo, con cuidado de no arañarla con las uñas, pero con el ansia del deseo, que ella sin quererlo(o si) provoca.
    Yo noté que me iba…a correr se lo dije y la salpiqué boca, cara, pechos y cuello.
    Lo cierto es que venía muy cargado, y hacía más de una semana que no me masturbaba. Después de limpiarnos, nos tumbamos en la cama y charlamos. Algunas cuestiones personales y otras más intrascendentes, pero muy cómodo.
    Al cabo de un rato me dijo si tenía fuerza para otro. Es evidente que si Kelly se lo propone, lo consigue, así que me deje hacer.
    Conociéndome, sabe que lo que más me gusta son los besos y las caricias, así que en eso nos pusimos, no tarde ni 5 minutos en trempar de nuevo y ella, ya parecía dispuesta. Al intentar coger el condón casi me caigo, pero me rehíce y tras un par de minutos otra vez de achuchones y morreos muy ensalivados; me puso la goma, casi sin enterarme y se abrió de piernas. Entró como lo hace el cuchillo en la mantequilla, casi sin apreciarlo, pero si noté como con un movimiento suyo me succionaba el balano y me susurraba al oído que la follase.
    Me vuelve loco ese acento que tiene cuando farfulla español., cuando maldice en un montón de idiomas incomprensibles, cada vez que la enchufas. Cada vaivén, cada embestida. Yo no soy un actor porno, pero este segundo asalto, estaba durando, y aunque ya no hacia tanto calor, pero si estábamos empapados en sudor. Un par de empujones más y me vine, o me fui, ya no sé. Especial, una vez más. Sonrisa de esas que tardas en borrar mucho tiempo.
    Le dije que me había quedado con ganas de su trasero. Ella sonriendo, dijo que también, y mientras recogía mi ropa, para ducharme, me dijo que si quería podíamos estar otro rato, porque le había fallado la siguiente cita. No me lo creía. Esto no pasa nunca, a mí al menos, y más con ella. Le dije que tendría que vestirme e ir a por dinero y que por mi encantado. Pero que tendríamos que esperar para que me repusiera.
    Bueno pues afortunadamente hay una sucursal de mi banco en la misma calle y no tardé mucho, aproveche y compré unos sándwiches y un “aquarius”. Cuando volví, Kelly ya había ventilado la habitación y aunque sabíamos que había habido una batalla minutos antes, por ser protagonistas, no lo parecía.
    Charlamos un poco más, la deje fumar, repusimos fuerzas y poco a poco, nos fuimos entonando hasta estar de nuevo manos a la obra. Ambos sabíamos que ahora tocaba culo, pero no sería brutal ni violento. Besos caricias, y sobre todo humedecerla y dilatarla.
    Entre mi lengua haciéndola un beso negro , los dedos que poco a poco introducia, y el gel, preparamos la situación. Esta vez me costó un poco más conseguir la erección (joder que era la tercera en menos de 2 horas), pero ella hace magia; y me la volvió a poner dura. Se tumbó boca abajo y yo encima, enfundado con el condón, abrí sus glúteos y ayudado por su mano introduje poco a poco mi polla, hasta que entró por completo. Mi ritmo es como el de Indurain, lento pero constante. Y así me puse, agarrando sus tetas, sujetándola de los hombros, babeándola el cuello, rebotando mi pubis con los cachetes de su culo y mi escroto con su coñito.
    Nos pusimos de lado un rato, y después, haciendo equilibrios ella encima mío, sin sacarla a lo amazona. Y yo a mi ritmo. Y afortunadamente a pesar del cansancio, no se me aflojó. Entonces giramos de nuevo y me coloqué encima penetrándola analmente por delante apoyado en el suelo y viéndola la cara, con sus piernas en mis hombros. Bombee un poco más y terminé exhausto, pero muy contento.
    Nos besamos y esta vez sí, recogí mis cosas para ducharme y marcharme. Nos prometimos ver pronto, pero la perdí la pista a finales de septiembre, hasta que la he vuelto a encontrar. Hecho que me alegra enormemente, porque he vuelto a quedar con ella y como he dicho, os relataré el encuentro del otro día.
    Creo que puntuar las experiencias es algo bueno, para ellas, y para todos, así que aquí van mis notas.
    Físico: 8,75
    Servicios: 9,85
    Un saludo.
     

Compartir esta página

  1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies.
    Descartar aviso