Doctora en prácticas (Relato erótico)

Tema en 'ÁREA DE RECREO' iniciado por Mandarina, 10 Jul 2018.

  1. Mandarina

    Mandarina Novato Usuario Activo

    Registrado:
    10 Jul 2018
    Mensajes:
    3
    Me Gusta recibidos:
    0
    Bienvenidos a la primera entrega de mis relatos eróticos.

    1.jpg

    Disfruten el relato de mi primera vez con un paciente. Mi nombre es Laura, me estoy iniciando en el mundo de contar relatos por lo que pido disculpas por los errores que pueda cometer.

    Soy una mujer de 32 años, médico especialista, desde ya hace un par de años mi vida ha transcurrido en gran parte dentro de hospitales donde uno quiera o no termina teniendo aventuras cuando menos se lo espera.

    Mido 1.65, tengo senos naturales de buen tamaño y un culo redondito apetecible según me dicen, del cual me siento orgullosa.

    Hoy voy a contar mi primera vez dentro de un hospital tenía 21 años en esos momentos, estaba iniciando mis prácticas con pacientes en una materia que se llama semiología donde uno básicamente interroga a los pacientes los examina y los presenta a los médicos docentes. Ya iba por mi tercer mes, por lo que tenía experiencia para presentar una buena historia clínica con un examen físico lo más completo posible. A cargo se me puso un paciente de 32 años con diabetes, que estaba hospitalizado por una infección en un pie. Fui por la tarde a revisarlo, comencé a preguntarle sobre su problema, desde que inicié mi trabajo él empezó a coquetear, pero yo estaba concentrada en lo que tenía que hacer. En sus antecedentes tenía una hernia inguinal, la cual me tocaría revisar.

    Cuando concluí el interrogatorio me dispuse a examinarlo, comencé por la cabeza, el tórax, abdomen, todo normal, cuando me dispuse a examinar la hernia le pedí que se pusiera de pie, se destapara la bata, pero él rehusó, insistí y finalmente aceptó, quedó de pie al lado de la cama y yo sentada con la cabeza a la altura de su región pélvica, fue una sorpresa encontrar una polla impresionante, la más grande que había visto en mi vida, y puedo asegurar que no eran pocas.

    Me dispuse a examinar su hernia a través de los testículos, empecé a notar que poco a poco su miembro iba creciendo, de lo nerviosa que me puse no podía encontrar la dichosa hernia, así fue inevitable querer tocarlo y aunque intentaba concentrarme en mi trabajo, fue imposible para mí no rozar su glande con el dorso de mi mano cada vez estaba más grande y yo cada vez estaba más excitada, estaba respirando rápido y él lo sabía.

    De pronto, cogió mi mano derecha y la dirigió a su hermosa polla, me dijo tú sabes que lo quieres hacer, empecé a masturbarlo y él fue acercando su polla a mi boca. Yo ya no podía controlarme abrí la boca y me la metí entera con ansia, empecé a saborear ese exquisito pedazo rabo, uff qué delicia . De repente, golpearon la puerta, rápidamente me puse de pie y él se cubrió la bata, era la esposa quien entraba a hacer la visita, rápidamente revise la zona de la infección me despedí y me fui.

    Esa noche no pude parar de pensar en lo que había hecho y lo que quería hacer sin embargo no todo era tan sencillo por un lado si me hubieran visto me podrían echar de la universidad por otra parte fue una experiencia muy excitante, me pasé toda la noche pensando en esa rica polla que me esperaba.

    Al día siguiente día pasé muy temprano a revisar a mi paciente. Se encontraba con la esposa yo iba en uniforme con bata empecé a hablar con mi paciente y la esposa se fue al baño a organizar algunas cosas yo empecé a preguntarle cosas habituales sobre cómo pasó la noche, cuando empiezo a sentir cómo me toca las piernas por debajo de la bata, me puse muy nerviosa pero al mismo tiempo súper excitada empezó a tocarme por encima del uniforme, tenía palpitaciones, ya no podía hablar bien, la esposa salió del baño y el guardó rápidamente la mano. La señora se despidió, salió, yo fui y cerré la puerta con llave. El se abalanzó sobre mí, me empezó a besar la boca, a tocarme los senos, yo respondí a sus besos, me quito la bata, la tiró lejos, qué buena doctora eres me dijo, vamos a terminar lo que empezamos ayer.

    Dirigió mi cabeza contra su enorme polla, al principio me dio oportunidad de probarla de sentir ese delicioso sabor en mi boca, pero después empezó a empujar mi cabeza con su mano para penetrarme y follarme la boca. Así seguimos un buen rato hasta que la saco, empezó a masturbarse y finalmente eyaculó todo su semen en mi cara, intente tragar todo el que pude, nunca antes había sentido tanto placer en probar el semen de un hombre, de un momento a otro me di cuenta de mi situación ya era tarde tenía que encontrarme con mis compañeros y mi profesor, rápidamente me lave la boca, la cara, me peine, me coloque la bata y me dispuse a salir de la habitación.

    El me cogió de un brazo, se me acercó por atrás me metió la mano por dentro del uniforme, llevó sus dedos al fondo de vagina, los sacó y se los metió en la boca, los lamió y me dijo al oído: ven mañana con ropa más cómoda porque tendrás lo que mereces.

    Salí de la habitación y fui a encontrarme con mis compañeros, en todo el día no pare de pensar en lo que me esperaba al otro día.
     
  2. Foro69

    Foro69 Administrador Miembro del equipo Administrador

    Registrado:
    29 Sep 2014
    Mensajes:
    144
    Me Gusta recibidos:
    5
    Interesante, gracias por el aporte y bienvenida al foro.
     

Compartir esta página

  1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies.
    Descartar aviso